Publicado en Artículo de Opinión., Denuncia Popular, DENUNCIA POPULAR.

#SOSGALAPAGOS contra los buques chinos

Es oportuno recordar que, a pedido del expresidente de Ecuador el 22 de mayo de 2012, la Asamblea Nacional aprobó con 81 votos el tratado de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Mar CONVEMAR. De esta forma le quitó a la nación la soberanía y derecho sobre las 200 millas de mar territorial que obtuvo a través de la firma del Tratado del Pacífico en 1952, ganando un derecho inalienable, irreductible e inviolable sobre nuestro territorio, tal como lo indica el Artículo 4.- de La Constitución de la República del Ecuador.

Ahora resulta que, con la aprobación de la Convemar, nos han reducido de 200 a 12 millas de mar territorial y supuestamente nos han reconocido 188 millas de zona económica, exclusiva y compartida con otros países.

Estamos palpando claramente que este atentado a la soberanía nacional, a más de ser antipatriota, se plantea cobarde contra toda lógica fundamental de amor a la Patria. La Asamblea Nacional regaló nuestro mar territorial y estamos observando el porqué de esos intereses mezquinos. Al parecer existió un plan maquiavélico para entregar nuestras riquezas naturales y ante este hecho muchos ciudadanos nos preguntamos: ¿Cuánto costó esta votación? ¿Lo podremos saber en algún momento? Lo que sí podemos constatar es que los ecuatorianos estamos pagando ese costo.

Actualmente somos testigos de la llegada de 270 buques con bandera china, los cuales extraen recursos ictiológicos cercanos a las islas Galápagos. Cabe recalcar que nuestras islas, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, en 1978, adquieren este reconocimiento por los siguientes fundamentos: 1.- Contienen fenómenos naturales superlativos o áreas de excepcional belleza natural e importancia estética. 2.- Constituyen uno de los ejemplos representativos de importantes etapas de la historia de la tierra, incluyendo testimonios de la vida, procesos geológicos creadores de formas geológicas o características geomórficas o fisiográficas significativas. 3.- Es uno de los ejemplos eminentes de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas. 4.- Contiene los hábitats naturales más representativos e importantes para la conservación de la biodiversidad, incluyendo aquellos que tienen especies amenazadas de destacado valor universal desde el punto de vista de la ciencia y el conservacionismo.

Precisamente, el atentado que realizan los buques chinos en este momento, permitidos por el Estado ecuatoriano y sus administradores, desacreditan el cuarto punto mencionado, que fundamenta la declaratoria de Galápagos como Patrimonio de la Humanidad. Está claro que los administradores y fiscalizadores de nuestro país dejan pasar esta destrucción del hábitat de millones de especies protegidas sin ningún remordimiento.

Esperemos a que mañana no se les ocurra a ciertos países navegar a tan solo 12 millas del territorio ecuatoriano para fines comerciales o practicando tácticas militares con posiciones de buques porta aviones, submarinos y bases militares marinas estratégicas con objetivos de invasión, pesca de alto calaje, la explotación del suelo o subsuelo para extraer oro, uranio, gas, petróleo, entre otros; o colocando antenas satelitales, paso de tuberías y cables submarinos, o de aeronaves. En un comparativo sería como que la antigua base de Manta, que estuvo en territorio terrestre, la ubicaran en zona marítima sin ningún criterio a reclamar su salida y terminación.

Recordemos que existen dos aviones extranjeros de Estados Unidos al que el Gobierno de Moreno les permitió la entrada y salida de la isla San Cristóbal, en Galápagos, con fines de inteligencia, sin establecer el impacto ambiental que causaría en la biodiversidad del área protegida.

Suena irónico que los justificativos que nos han dado para introducir los aviones Orión P3 y Awac sean los de proteger el área contra narcotraficantes y la pesca ilegal. Pero hasta el momento “los salvadores” no han movido un dedo por contrarrestar esta masacre de especies marinas. Más bien se suman a la destrucción del ecosistema al descargar toneladas de anhídrido carbónico, producto de las maniobras de los aviones.

Queda claro que son los administradores gubernamentales quienes dan el mal ejemplo en su falta soberana por permitir estas atrocidades en un hábitat sumamente sensible para nuestras especies.

Los que amamos la Patria tenemos que defenderla como a nuestra madre y somos millones de ecuatorianos interesados en reclamar la ilegalidad e inconstitucionalidad de la aprobación de la Convemar, al violar la norma en los artículos: 1; Art. 3.- numerales 2 y 3; Art.- 4; Art.- 276.- numerales 4 y 5; Art. 403; 404; 408; 417; 420; 424.

Para sostener esta tesis cito el Art.- 422, que señala: “No se podrán celebrar tratados o instrumentos internacionales en los que el Estado ecuatoriano ceda jurisdicción soberana a instancias de arbitraje internacional, en controversias contractuales o de índole comercial, entre el Estado y personas naturales o jurídicas privadas”.

No podemos quedarnos impávidos observando la forma en que flagrantemente se entregó nuestro territorio marítimo a manos extranjeras. Debemos demandar nuestro derecho al mar territorial y la inconstitucionalidad de este delito a nuestra soberanía territorial marítima, apoyándonos en el Art. 420.- que indica: “La ratificación de tratados se podrá solicitar por referéndum, por iniciativa ciudadana o por la presidenta o presidente de la República”.

En vista de que el presidente permitió meter aviones extranjeros en Galápagos, resulta oportuno que los ciudadanos iniciemos el reclamo a la Asamblea para que se revierta ese tratado violatorio a la Constitución y a la soberanía del Ecuador, para así proteger nuestro mar territorial. (O)

Fuente: https://www.ecuadorenpositivo.com/sosgalapagos-contra-los-buques-chinos/

Por: Gorki Aguirre Torres

Publicado en Artículo de Opinión.

Regreso a clases en tiempo de pandemia o delito de genocidio

Por: Gorki Dimitrov Aguirre Torres.

La ministra de educación Monserrat Creamer anunció que: “Las escuelas rurales unidocentes y bidocentes, con máximo 35 estudiantes, serán las primeras en abrir sus puertas a los estudiantes de la Costa, desde mediados de agosto”. Estamos hablando de  2.071 instituciones educativas que lo estarían haciendo pero sin explicar, hasta el momento, el plan estratégico táctico, técnico de Bioseguridad en Salud y Educación.

Tal parece que ni siquiera han realizado un cálculo estimativo de la capacidad de carga estudiantil por aula o espacio métrico educativo que poseen.  Las aulas rurales (hay casos en las que ni siquiera existen) se presentan como cuchitriles, porque no se les puede denominar aulas escolares, aunque para no ser soberbios, explicaremos que las utilizadas normalmente ya vienen sobrecargadas, pues su capacidad es para 30 estudiantes aunque se educan más de 35, esto inclusive, en las mismas metrópolis.

De acuerdo a este planteamiento y conociendo la deficiencia de infraestructura educativa en el Ecuador, más aún en el sector rural de la Costa, es imposible que se abarque a la población estudiantil existente puesto que si teníamos un aula con la capacidad limitada, hoy  por la realidad y circunstancia pandémica, este espacio físico está obligado a reducir su capacidad.

Por el distanciamiento social, a lo mucho, alcanza este espacio entre 13 o 14 estudiantes. Esto quiere decir que de las 2.071 instituciones existentes, estas se convertirían en 829 espacios educativos, lo que significa que faltaría por educar a una población de 43.491 estudiantes de la ruralidad. Es así como este grupo estudiantil no podrá recibir clases este año no solo por la falta de espacio físico, también hay que agregar a ello la falta de  acceso al servicio de telefonía móvil e Internet y hasta de energía eléctrica, porque muchos recintos aún carecen de estos servicios básicos elementales. La ineptitud administrativa del Gobierno empieza por el anuncio de la señora Ministra que señala que las personas que no asistan a la escuela de forma presencial, pueden hacerlo por medio de clases virtuales, en forma radial o televisiva, frente a una realidad diferente.

Por otra parte, esta deliberada acción de convocar a los estudiantes a que salgan de la seguridad de sus casas, lejos del cuidado y protección de los padres, a sabiendas que existe un peligro inminente de contagio del Covid-19 en las aulas escolares es imprudente. En estos lugares, el peligro de contaminación es del 99 % seguro a adquirir el virus, pues hasta el momento no se han dado estadísticas factibles sobre contagio masivo de niñas, niños y adolescentes, en gran parte, porque no se les ha permitido salir de sus hogares.  Sin embargo, si el Gobierno obliga a trasladarse  a este grupo humano del sector rural a que se aglomeren masivamente en 2.071 instituciones educativas, estaría mandando prácticamente a morir masivamente  a nuestras hijas e hijos, ya que somos conocedores de la gravedad de la enfermedad pandémica y sus secuelas mortales.

Desde el pensamiento educativo lógico trascendental es imposible creer que desde un Ministerio de Educación se lancen órdenes contra todo aspecto lógico humanista, indicando a los padres que manden a sus hijas e hijos a que asistan a lo que sería un contagio masivo de Covid -19, puesto que llevaría a una muerte segura de los contaminados. Una de las causas se asienta en que el sector rural carece de médicos ni cuentan con infraestructura ni equipos necesarios para enfrentar una epidemia masiva de Coronavirus en su territorio.

Pareciera que la razón de la convocatoria a clases presenciales no sería por la buena intención educativa, sino por el interés en contratar los desayunos escolares, ya que se estarían perdiendo de ganar los jugosos porcentajes de entre 10 % y 20 % que se ha acostumbrado a dar en los chanchullos comerciales gubernativos. Esto ya lo anunció el ex viceministro de educación indicando que su renuncia se debía por ese motivo, porque no quería firmar ese negociado de contratos de desayuno escolar en tiempo de pandemia, cuando no habían estudiantes asistiendo a clases.

Da escalofríos observar a dónde hemos llegado con este tipo de actuar de la gobernanza corrupta. Les vale un comino la vida. Ya fue con la medicina, con los hospitales, ahora es con los desayunos escolares. Les vale más el capital, el sucio dinero más que la vida humana. 

De darse esta acción deshumanizante de obligar a los jóvenes a asistir a clases presenciales en tiempo de pandemia, a más de no justificar una razón lógica para hacerlo, nos estaríamos encontrando con un delito de acción maquiavélica como lo es el delito de genocidio. Los crímenes por delito de genocidio son los que realizan acciones malévolas que provocan el exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad.  La constitución de la República del Ecuador habla sobre los crímenes de genocidio en su Art. 80 donde señala claramente que “Las acciones y penas por delitos de genocidio, lesa humanidad, crímenes de guerra, desaparición forzada de personas o crímenes de agresión a un Estado serán imprescriptibles (…) Ninguno de estos casos será susceptible de amnistía. El hecho de que una de estas infracciones haya sido cometida por un subordinado no eximirá de responsabilidad penal al superior que la ordenó ni al subordinado que la ejecutó”. Además de que siendo imprescriptibles también se les aplicará la repetición por los daños causados. (O)

https://www.ecuadorenpositivo.com/regreso-a-clases-en-tiempo-de-pandemia-o-delito-de-genocidio/